Una transacción de tarjeta de crédito no es una transacción garantizada. Esto quiere decir que el titular de la tarjeta puede solicitar a través de su banco lo que se llama, una devolución del cargo. Si el banco de su consumidor acepta la devolución del cargo, el dinero será reclamado.

Tan pronto como recibamos la notificación de una devolución del cargo, se lo notificaremos. Dependiendo de la naturaleza de la devolución del cargo, se dará la posibilidad de responder a esta notificación. La devolución del cargo en cuestión permanecerá visible en su cuenta hasta que la situación se haya resuelto.

Usted es responsable de posibles devoluciones de cargos. Es posible que Mollie presente una objeción a la devolución del cargo a nombre de nuestro comerciante, pero solo cuando recibamos toda la documentación relevante, correspondencia o cualquier otra información necesaria en un plazo de 2 días. En otras palabras, Mollie solo actuará como un conducto en este asunto. Cualquier costo resultante de esta objeción correrá por su cuenta. Cuando se revierte una devolución del cargo, no se renuncia a los costes de la devolución del cargo.

Siempre existe la posibilidad de que se produzca una devolución del cargo. Su consumidor generalmente tiene 6 meses para reclamar una transacción. A veces, antes de una devolución del cargo, el consumidor puede ponerse en contacto con su banco para preguntarle acerca de la transacción específica. Cuando esto suceda, le notificaremos de inmediato. Esto le da la oportunidad de contactar a su consumidor para aclarar cualquier ambigüedad y evitar que se realice una devolución del cargo.

Sin embargo, si su consumidor insiste en reclamar la transacción, usted tendrá que pagar los costes de la devolución del cargo. Estos costes ascienden a 19€ sin IVA.

 

Leer también: