Un reporte de débito directo no autorizado puede ser presentado hasta 13 meses después de la fecha del débito directo. La diferencia entre una reversión de fondos y un Reporte de Débito Directo No Autorizado es que, este último, no es tan fácil de presentar. El consumidor debe ponerse en contacto con el banco e indicar que no debió haberse realizado un débito directo específico. Entonces el banco verifica específicamente el mandato y si este cumple con sus criterios.

Cuando es presentado un informe de este tipo ante el banco, nos pondremos en contacto con usted y le pediremos que envíe toda la información pertinente sobre cómo fue obtenido el mandato. Por ejemplo, la firma del consumidor o la aceptación respecto al débito directo, la fecha de emisión del mandato, detalles del consumidor, etc.

Haremos entonces lo que podamos para asegurar que la transacción no sea revertida. Lamentablemente, no podemos garantizar conseguirlo. Un Reporte de Débito Directo No Autorizado también cuesta dinero. Cobramos 65 € sin IVA por este servicio.

Sabemos por experiencia que tales informes muy rara vez son presentados.